Yaa Gyasi - Volver a casa

lunes, 16 de octubre de 2017



Título original: Homecoming
Traducción: Maia Figueroa Evans
Año: 2016
Editorial: Salamandra
Páginas: 384
Valoración: ★★★½


El debut de Yaa Gyasi ha sido sin ninguna duda uno de los títulos más celebrados de la pasada temporada literaria. Hay algo en el interior de sus páginas que acelera el corazón, vapulea el estómago y estremece profundamente los sentidos. En efecto, la narrativa de Gyasi apela a las entrañas porque de nada sirve hablar de cadenas a quien nunca las ha llevado puestas. Sin embargo, el dolor es un lenguaje universal que la autora de origen ghanés domina aquí con la pasión de un primerizo y la habilidad de un escritor mucho más experimentado. 

Volver a casa es una novela que sorprende no solo por su particular estructura, sino por la magnitud de su escala. A través de dos líneas argumentales que discurren de forma paralela, Gyasi compacta unos dos siglos de historia contemporánea que narran el origen y la expansión de los movimientos esclavistas por toda la costa suroccidental de África. Una de las cosas que más me han llamado la atención de la novela es que Gyasi no obvia el hecho de que las propias tribus africanas contribuyeron a fomentar el tráfico de prisioneros gracias a sus rivalidades y constantes guerras fratricidas. Partiendo de esa base, Gyasi construye en Volver a casa un emocionante relato generacional constituido por sendas ramas familiares que parten de una misma raíz: Effia y Esi, dos hermanas que nunca llegan a conocerse, pero cuyos destinos estarán estrechamente ligados a lo largo de toda la novela. 

Si bien cada capítulo de Volver a casa constituye una entidad narrativa independiente, con su propio planteamiento, nudo y desenlace, sí que podemos encontrar nexos que entrelazan varias de las historias de maneras inesperadas, a veces en forma de personaje recurrente, a veces en forma de símbolo que permanece un tiempo sumergido y reaparece cuando menos te lo esperas para golpearnos con todo su significado. Aunque Gyasi maneja este recurso de modo sobresaliente, el hecho de presentar cada capítulo desde la perspectiva de un personaje diferente hace que algunos de ellos queden desdibujados y que la obra se vea aquejada de cierta repetitividad. 

No obstante, la sensación que predomina leyendo Volver a casa es la de estar ante un texto profundamente trabajado, valedor de una de las voces literarias más ambiciosas y prometedoras que han surgido en los últimos años. Gyasi aborda tanto la lacra de la esclavitud como la complejidad de las relaciones familiares bajo distintas configuraciones sociales con una embriagadora sutileza que resalta los momentos de mayor carga emocional. El efecto de esta simbiosis perfecta entre sensibilidad y arrojo da como resultado una obra estimulante y polifacética, genialmente hilada e imposible de consumir en pequeñas dosis. El amplio elenco de personajes que encontramos a lo largo de Volver a casa conforma un todo mayor que la suma de sus partes. De manera incontestable, Yaa Gyasi demuestra que las luchas individuales pueden convertirse en el germen de un arrollador movimiento colectivo capaz de cambiar el mundo. O que el hogar no es tanto el sitio de donde uno viene sino aquel donde decidimos depositar nuestro corazón. En cualquier caso, el mensaje inspirador de Volver a casa prevalece sobre los desgarradores cimientos de su narrativa, convirtiéndose el debut de Yaa Gyasi en uno de los títulos más interesantes y necesarios que ha dado de sí este año.

Ann Patchett - Comunidad

miércoles, 11 de octubre de 2017



Título original: Commonwealth
Traducción: Carmen Francí Ventosa
Año: 2016
Editorial: Alianza de Novelas
Páginas: 352
Valoración: ★★★½


Una de las cualidades más apasionantes de la literatura es su infinita plasticidad. Sí, su inagotable arsenal de recursos. Dame treinta segundos y te nombraré cien novelas que abordan la complejidad de las relaciones familiares desde perspectivas disjuntas. Sin embargo, lejos de extinguirse, la cantidad de posibles representaciones que se pueden hacer del ecosistema doméstico no hace sino multiplicarse con el tiempo. Ann Patchett, escritora norteamericana de libros como Bel Canto o El corazón de la jungla, entiende los lazos familiares como una forma de organización territorial. Una alianza casual de individuos con circunstancias comunes. Haciendo uso de una irresistible y vibrante inteligencia narrativa, Patchett transforma eso que mucha gente percibe como una unión perfecta e inseparable en algo que se puede volatilizar con un simple beso. Una traición imperdonable de los convenios y tratados previamente acordados por sus integrantes. 

La historia de Comunidad se abre con la controvertida disolución de dos matrimonios. De manera espontánea, Bert Cousins seduce a Beverly Keating en la fiesta del bautizo de su hija Franny. A partir de ese momento, los destinos de ambas familias quedarán entrelazados y los seis hijos (Franny y Caroline Keating, así como Cal, Holly, Jeanette y Albie Cousins) establecerán un inesperado vínculo de amistad, tan extraño como auténtico, que perdurará durante las cinco décadas posteriores. Patchett describe de manera demoledora sobre la desilusión intrínseca que sobreviene tras el divorcio y cómo este suceso tan traumático afecta de manera diferente a las vidas de cada personaje, trastocando su rutina y su estabilidad, imprimiendo una huella indeleble en sus personalidades, destruyendo por completo su fe en el futuro. No obstante, Ann Patchett traza además un interesante recorrido que trata de desentrañar las raíces mismas del afecto y cómo este puede provenir de las personas que menos nos imaginamos.

Aunque cada capítulo de Comunidad está narrado por diferentes personajes, Franny Cousins va convirtiéndose poco a poco en la piedra angular del relato. Su relación con el famoso escritor Leon Posen desemboca en una novela donde el autor vuelca las confesiones que Franny le hace acerca de sus hermanos, los recuerdos de la infancia y, en especial, un dramático episodio que tuvieron que afrontar de pequeños y cuyos detalles, años después, aún siguen tratando de esclarecer. Patchett reflexiona así sobre la tendencia humana a revisionar y modificar el pasado, no siempre de forma consciente, y el enorme efecto transformador de las historias que nos contamos a nosotros mismos. 

Pero, más allá de un argumento potente que la autora desarrolla de forma magnífica, lo que más sobresale de Comunidad es sin duda la arrebatadora viveza de sus personajes y la excepcional naturalidad de su prosa. Patchett narra con una gracilidad y un dominio de la escena sencillamente asombrosos. Salpica las páginas con detalles propios de una observadora sagaz, extendiendo sin prisas pero de manera firme las nudosas ramas de ese árbol genealógico que va uniendo y separando a los protagonistas. Comunidad es de esos libros en los que sumergirse en la psicología de los personajes produce, no solo un inmenso placer, sino una cálida y reconfortante sensación de familiaridad, de conexión, de empatía. Me ha parecido que la autora construye un soberbio edificio narrativo con admirable economía de medios, sin perder por el camino ni un ápice de fuerza ni sensibilidad. Un libro absolutamente recomendable que se encuentra, como habréis podido adivinar, entre los mejores que he leído este año.

12 libros para hacer de 2018 un gran año

martes, 10 de octubre de 2017


2017 no ha desvelado aún todos los ases que guarda bajo la manga. Sin embargo, algunos incorregibles ya miramos hacia el año próximo, señalando fechas en el calendario, intentado desentrañar prometedoras estrategias editoriales que aún estar por venir. Basándome en los movimientos más llamativos del mercado editorial anglosajón (y puede que de alguno más) durante los últimos meses, he elaborado una lista con los lanzamientos recientes que más me gustaría ver traducidos a lo largo de 2018. Algunos de estos títulos ya están confirmados... con otros, de momento solo cabe fantasear. Sin embargo, todos constituyen novedades muy potentes que serían capaces de generar un emocionante y vertiginoso estruendo mediático. Sin más, os dejo con mi particular Dream Team literario de cara al 2018:



1. Alice McDermott, The Ninth Hour

Aunque no es muy conocida en nuestro país, la autora norteamericana tiene una dilatada carrera literaria que se amplía ahora con The Ninth Hour. En ella (cuya publicación en castellano ya ha sido confirmada por Libros del Asteroide), Alice McDermott elabora una emocionante historia ambientada en Brooklyn durante los albores del siglo XX. En sus páginas descubriremos a una familia devastada por la tragedia y a una monja que se encargará de retomar las riendas de sus vidas, urdiendo una compleja red de acontecimientos que seguirán reverberando durante décadas.




2. Gabriel Tallent, My Absolute Darling

El aclamado debut de Gabriel Tallent es uno de esos títulos que genera gran expectación incluso antes de su salida al mercado. Todas las críticas que he leído sobre esta novela son tremendamente entusiastas, llegando a recibir la obra de Tallent fantásticos elogios del propio Stephen King. La historia, que promete ser retorcida y oscura a partes iguales, da fe de la perturbadora relación entre una niña de catorce años y su atormentado padre. Aunque si esa maravillosa portada no te convence... nada lo hará. 




3. Rachel Khong, Goodbye, Vitamin

Otro debut que esta generando bastantes críticas positivas es la novela de Rachel Khong, cuya protagonista se muda a casa de sus progenitores para cuidar de su padre, enfermo de Alzheimer. Narrada en forma de breves viñetas que abarcan todo un año, Goodbye, Vitamin destaca por el atrevido e irreverente sentido del humor que Khong emplea a pesar de la difícil situación que se cierne sobre los personajes. Sin duda, promete ser una lectura provocativa y original que me gustaría ver publicada en español.




4. Stephen King & Owen King, Sleeping Beauties

Un título que el sello Plaza&Janés publicará con toda seguridad el próximo año en nuestro país es Sleeping Beauties, en el que King hace equipo con el menor de sus hijos para traernos una oscura fantasía donde las mujeres de todo el mundo sucumben a un extraño estado de sueño. Un inexplicable evento durante el que son transportarlas a otro lugar y que, en caso de ser interrumpido, las vuelve extremadamente violentas. Sin duda, Sleeping Beauties parece una intrigante y perturbadora historia que los lectores constantes de Stephen King estamos deseando leer. 




5. Jennifer Egan, Manhattan Beach

Uno de los lanzamientos más esperados del último trimestre en Estados Unidos ha sido la nueva novela de Jennifer Egan, que llevaba sin publicar desde que en 2010 se alzara con el Pulitzer por El tiempo es un canalla. ¿Se animará la editorial Minúscula con este último trabajo de Egan o será otra la editorial encargada de traerla a España? Ambientada en los convulsos años de la Segunda Guerra Mundial, Manhattan Beach nos ofrece una trama de misterio en el que la protagonista trata de esclarecer la inexplicable desaparición de su padre.




6. Louise Erdrich, Future Home of the Living God

Tras ganar el National Book Critics Circle Award con El hijo de todos, Louise Erdrich regresa con una de sus novelas más ambiciosas e imaginativas hasta el momento. En ella, Erdrich nos traslada a un futuro sacudido por un cataclismo ecológico en el que las mujeres embarazadas son perseguidas y encarceladas. Tras publicar la mayoría de sus obras en castellano, estoy convencido de que Siruela nos dará una alegría en algún momento del año que viene y la podremos ver traducida. 




7. Jeffrey Eugenides, Fresh Complaint

Seis años ha habido que esperar para tener nuevo material de Jeffrey Eugenides. En este caso, se trata de su primera colección de relatos. Tras haber leído los magníficos Las vírgenes suicidas y Middlesex, tengo unas ganas increíbles de ver cómo se mueve Eugenides en el terreno de la ficción corta. Es de suponer que la editorial Anagrama, que aún debe de estar celebrando el Nobel de Kazuo Ishiguro, nos traiga este esperadísismo título a lo largo de 2018.




8. Helen Oyeyemi, What Is Not Yours Is Not Yours

Oyeyemi es una autora de la que he oído hablar maravillas. Sin embargo, hasta el momento no he tenido la oportunidad de ponerme con ninguna de sus obras. Su título más reciente es esta colección de relatos, donde la escritora de origen nigeriano desafía los preceptos de la narrativa tradicional. Hasta el momento, la editorial Acantilado ha sido la encargada de publicar sus trabajos en nuestro país. ¿Pasará lo mismo con What Is Not Yours Is Not Yours?




9. Brandon Sanderson, Oathbringer

La tercera entrega de esta monumental saga que comenzó con El camino de los reyes lleva varios meses calentando motores para su publicación en noviembre. Los lectores que la sigan en castellano tendrán que esperar un poco más a que la editorial Nova decida publicar la traducción, pero estoy seguro de que la tendrán lista antes de lo que nos imaginamos. Mientras tanto, podemos ir amenizando la espera con Arcanum Ilimitado, un compendio de relatos ambientados en el Cosmere que llegará a las librerías españolas este mismo mes.




10. Haruki Murakami, Killing Commendatore

En febrero se publicó en Japón la nueva novela de Murakami, una ambiciosa historia dividida en dos tomos que promete grandes dosis del habitual surrealismo al que nos tiene acostumbrados el escritor. En esta ocasión, el narrador es un pintor de retratos que se retira a una montaña en mitad de la nada después de que su mujer le confiese estar viéndose con otro. Allí no solo conocerá a un montón de personajes atípicos y desconcertantes, sino que hallará un misterioso cuadro que cambiará su perspectiva del mundo. ¿La veremos entre las novedades de Tusquets para 2018?



11. Nathan Hill, The Nix

The Nix es otra primera novela que ha generado gran expectación en territorio norteamericano. Tanto, que incluso se ha puesto en marcha una adaptación televisiva encabezada por Maryl Streep. La novela narra el desesperado intento del protagonista por reconstruir la misteriosa biografía de su madre. Tras años sin tener noticias de ella, Samuel la ve reaparecer en televisión arrojando proyectiles a un candidato presidencial, un impactante episodio que servirá como punto de partida para elaborar una historia intrincada y estimulante que ojalá vea la luz en nuestro país. 



12. Carmen Maria Machado, Her Body And Other Parties

El debut de Carmen Maria Machado ha crecido exponencialmente en interés desde que hace apenas unos días se colara entre los finalistas del National Book Award. Habrá que esperar hasta el 15 de noviembre para averiguar si se lleva el premio. No obstante, las comparaciones con Karen Russell y Kelly Link, dos pesos pesados de la narrativa breve contemporánea, hacen que desee leerlo con carácter de urgencia. ¿Aprovechará alguna editorial española el tirón mediático de este premio para traducirla al castellano?


Frances Hodgson Burnett - El jardín secreto

lunes, 9 de octubre de 2017



Título original: The Secret Garden
Traducción: Isabel del Río Sukan
Año: 1911
Editorial: Siruela
Páginas: 360
Valoración: ★★


Si piensas que la literatura infantil se te ha quedado pequeña, si crees que no hay nada para ti en las aventuras protagonizadas por un grupo de niños o que sus problemas palidecen en comparación con los de la vida adulta, necesitas leer El jardín secreto de manera urgente. El clásico universal de Frances Hodgson Burnett, adaptado en multitud de ocasiones a la pequeña y gran pantalla desde su publicación en 1911, es un vivificante baño de realidad que destruirá por completo tu estúpido complejo de superioridad. 

Al contrario que otros títulos superventas como Harry Potter, Matilda o Las Crónicas de Narnia, el buque insignia de esta escritora británica no se caracteriza precisamente por su entrañable y mágico escapismo. Hodgson Burnett busca la fuerza necesaria para enfrentar los contratiempos de la niñez en actividades para las que no hace falta trasladarse a mundos fantásticos. Aunque para Mary Lennox, la egocéntrica y malcriada niña protagonista de El jardín secreto, cualquier elemento que no se ajuste a su reducida y autoritaria perspectiva de la vida resulta tanto o más extraño que los dragones y las varitas mágicas. Cuando Mary pierde a sus padres por culpa de un brote de cólera que arrasa la India colonial, la pequeña se ve obligada a volver a Inglaterra para trasladarse con su tío a una lujosa mansión en mitad de un páramo. En Misselthwaite, un hogar asediado por la atmósfera sombría y reservada de su dueño, Mary aprenderá el significado de palabras antes desconocidas: convivencia, respeto, tolerancia. Vocablos que irán suavizando el carácter dictatorial de Mary y sacando a relucir una personalidad tan bondadosa como tierna. 

A medida que pasan los días, Mary irá descubriendo cada vez más detalles acerca de la trágica historia que se cierne sobre la familia de su tío y sobre la cual todo el mundo guarda un estricto silencio. Sin embargo, gracias a su incansable curiosidad y la inestimable ayuda de un petirrojo que se hace amigo de Mary, la pequeña encuentra la puerta de entrada a un jardín secreto que se convertirá al mismo tiempo en refugio y patio de juegos. A partir de ese momento, Mary se dedica concienzudamente a cuidar del jardín con el propósito de restituir su esplendoroso estado original. Los esfuerzos de Mary por cumplir su objetivo ejercen un paulatino efecto reconstituyente que le infunden vigor y energía inesperados. Y aunque al principio se muestra reacia a compartir su maravilloso hallazgo, Mary acabará comprendiendo la importancia de revelar la existencia del jardín a personas que lo necesitan desesperadamente, como su primo Colin, un niño escuálido y enfermizo que ha crecido sin el amor de sus padres, o el simpático Dickon, un chaval despierto y positivo capaz de establecer un estrecho vínculo con los animales.

La prosa de Frances Hodgson Burnett es casi tan balsámica como el jardín que da título a la novela. Sus evocadoras descripciones del reino vegetal, de los colores, fragancias y texturas que percibe Mary en dicha estancia secreta, hacen que en cada página se respire una brisa cálida y reconfortante que da buena cuenta del enorme poder transformador de la naturaleza. La drástica evolución que sufren los personajes no es menos enternecedora. Tomando como ejemplo a los niños protagonistas, Frances Hodgson Burnett apela a la positividad y el espíritu dispuesto como remedios para paliar defectos de carácter que incluso pudieran llegar a repercutir en la salud. Puede que el mensaje peque de ingenuo y pueril en algunas ocasiones. No obstante, esta idea encaja perfectamente en el marco de la novela y constituye la auténtica «magia» que los niños practican en ausencia de hechizos y libros de encantamientos. El resultado es una obra bellísima y atemporal, una maravillosa historia de iniciación, autodescubrimiento y superación personal que resuena con la contundencia de esos libros que dejan una huella indeleble en la memoria.  

Edna O'Brien - Un lugar pagano

sábado, 7 de octubre de 2017



Título original: A Pagan Place
Traducción: Regina López Muñoz
Año: 1970
Editorial: Errata Naturae
Páginas: 256
Valoración: ★★


La niñez es ese período crepuscular en el que nacen los mitos. Es la lente a través de la cual miramos el mundo, nuestro mapa de carreteras. Todo lo que ocurre durante esta primera etapa de la vida es susceptible de cobrar una importancia fundamental a la hora de moldearnos como individuos. Por eso nos pasamos tanto tiempo navegando en sus honduras y tratando de explicar sus misterios. Hay, no obstante, quienes prefieren arrojar su pasado a una fosa. Mantener un pesado silencio sobre acontecimientos que es más prudente olvidar. No es ni mucho menos una solución cobarde. Sin embargo, la buena literatura no se caracteriza precisamente por rehuir el conflicto. 

En Un lugar pagano, la escritora irlandesa Edna O'Brien, una de las voces más importantes y representativas de su generación, acomete un osado enfrentamiento con la infancia atribulada de su protagonista en el que destaca sobre todo la ausencia de tapujos y medias tintas. Este personaje, de fuerte inspiración autobiográfica, se dirige a sí misma (a una versión, sin duda, mas joven e inocente) haciendo uso de la segunda persona narrativa. Este singular pero efectivo mecanismo es el hilo que O'Brien utiliza para tejer una historia brutal, íntima y conmovedora a partes iguales que evoca de manera muy vívida la atmósfera que reinaba en la Irlanda rural a principios del siglo XX. Criada en el seno de una familia desfigurada por las constantes tensiones de la época, la protagonista de Un lugar pagano alterna las descripciones del trabajo en el campo con los menesteres de la vida doméstica, marcada por las constantes disputas de sus progenitores, una creciente rivalidad con su hermana y la arraigada influencia del catolicismo en todas las esferas de la sociedad.

El tratamiento que hace Edna O'Brien de la voz narrativa a lo largo de la novela me parece sencillamente magistral y constituye sin ninguna duda una de sus mayores bazas. La forma de concatenar pensamientos deslavazados y experiencias aisladas unas de otras es fascinante a más no poder y recrea de manera espectacular los procesos que intervienen en la memoria humana. Esta corriente que fluye incansable a través del texto va desperdigando entre las páginas de Un lugar pagano frases lapidarias y mensajes que te golpean con gran intensidad cuando menos te lo esperas. Se trata de una obra adictiva, poética y tremendamente provocativa, tanto en su tono como en el empleo de sus recursos narrativos. Un lugar pagano revela las ponzoñosas entrañas de la jerarquía religiosa y habla de manera abierta sobre el despertar sexual, la perdida de inocencia y el desafío a las costumbres establecidas, pero también de las subyugantes fuerzas que enseguida se alzan para reprimir cualquier atisbo de su insurrección femenina. Supone además una entrañable invitación a explorar la identidad propia desde la perspectiva que aportan el paso del tiempo y la distancia, así como el aprendizaje forzoso de la adolescencia que, por desgracia, a veces nos obliga a adoptar medidas desesperadas.

Mi primer contacto con la obra de Edna O'Brien ha sido una experiencia muy satisfactoria. Casi como volver a la niñez, deteniéndome en los detalles, auscultando sus relieves, iluminando sus recovecos. La acogedora calidez de su prosa y la indescriptible ternura que es capaz de transmitir incluso en los momentos más crudos me han acompañado durante este viaje y me han servido de guía. No sé a dónde me conducirá el próximo trayecto. Pero sí tengo claro que habrá muchos libros de Edna O'Brien por el camino.

 
Generación Reader © 2012